miércoles, 3 de diciembre de 2008

Cien voces en una Emisora Comunitaria

Eso es Radio Salvemos la Montaña

 

Eso es Radio Salvemos la Montaña: Cien voces en una Emisora Comunitaria.

Voces que dejarán de ser anónimas, y se escucharán a los cuatro vientos con fuerza y propiedad.

Voces para expresar opiniones, experiencias, estudios, enfoques particulares de la vida, inquietudes; voces para contar recuerdos, emociones, alegrías, tristezas, encuentros, abandonos y cercanías; voces para decir lo que hoy somos, hablando de nuestras costumbres y tradiciones; voces de posibilidades que muestran los espacios históricos que nos rodean, el clima y la topografía que nos acompañan, el trabajo de los productores agrícolas, de los cultivadores de flores y los criadores de aves; voces para hacer sentir la presencia que anuncia inconformidad y cuestionamiento a lo establecido, a lo existente, no para negar sino para proponer, para incidir en el ejercicio político, es decir, en el ejercicio de lo público; voces para dibujar con detenimiento, sin prisa, los sueños, esos que se elaboran a partir de valores y juicios acerca del bien y del mal, de lo bello y de lo feo, de lo trascendente y de lo pasajero, de lo temporal y de lo intemporal, pero también los sueños que soñamos dormidos, en los cuales nos acosan los fantasmas, los monstruos, los amigos que murieron, las personas desconocidas y las fantasías.

Voces para expresar la vida, para reconocer la vida, para vincular la vida, en fin, para definir el Proyecto de Vida.

Así formulamos, de entrada y sin ocultar nada la visión que tenemos quienes impulsamos la propuesta de "Radio Salvemos La Montaña".

Pero esta orientación acerca de 'las voces' en la emisora comunitaria no nos pertenece, la hemos recogido en varios encuentros, reuniones de trabajo y en el taller para formar equipos de producción radial que se dictó en la sede de la emisora comunitaria del oeste de Caracas, "Radio Catia Libre".

Por eso "Radio Salvemos La Montaña" que está en proceso de gestación y conformación quiere agradecer desde el compromiso y la solidaridad a; Gorka, Yessie, Greta y Miguel, del equipo de "Radio Catia Libre" gracias a los cuales sabemos que la radio comunitaria:

  • Es ya un derecho constitucional, donde se pone a prueba la libertad de expresión e información.
  • Se diferencia de la emisora comercial en el manejo de los contenidos.
  • Es de gran apoyo al trabajo social.
  • Expresa la diversidad y la diferencia que tienen como norte el bien común.
  • Es una actividad de servicio comunitario.
  • Desarrolla valores y concepciones de nuevo orden.
  • Rescata y libera la palabra (Roland).
  • Desmitifica el carácter técnico de la radio difusión.
  • Permite crear referentes vitales.
  • Construye nuevos lenguajes.
  • Sugiere ideas para establecer otro dialogo.
  • Rompe el mito de los locutores con sus voces engoladas y perfectas, para abrir paso a todas las modalidades expresivas, donde cada voz es necesaria e importante.

Igualmente sabemos que el lenguaje radiofónico se manifiesta mediante la palabra, la música, los efectos y el silencio, y que de la conjugación de estos elementos sale el guión de radio (estos se lo debemos a Silvia Gómez de la Radio Comunitaria 44.4 del Instituto Pedagógico de Caracas).

Del "Proyecto Michelena" reivindicamos su llamado a la participación, el acompañamiento y seguimiento en la producción radiofónica y el manejo técnico.

He aquí el primer aprendizaje que tiene "Radio Salvemos La Montaña" que guía nuestra elaboración de guiones y libretos de radio, y la compra de los equipos de transmisión.

La necesidad de nuestra emisora comunitaria podemos resumirla con la siguiente comparación:

Para una emisora comercial, de esas que ya existen, Laguneta de La Montaña es un dato de la realidad que se transforma en noticia cuando allí sucede algo extraordinario (un derrumbe, una fiesta o algún acto oficial), y ¡ya!, de inmediato la noticia se va a otra parte, dejamos de existir, no somos importantes.

 

Para "Radio Salvemos La Montaña" nuestra cotidianidad se hace trascendente y extraordinaria, la realidad no es un dato, es la realidad misma, y a partir de ella vamos elaborando los nuevos discursos interpretativos, los nuevos hilos de relaciones y los nuevos códigos de sentido que propone el proyecto de vida.

Mientras salimos al aire y nuestras voces adquieren fuerza y potencia expresiva, vamos formando Equipos de Producción Radiofónica, para darle forma y contenido a estos formatos radiales:

  • Identificación de la emisora... (guión de ejemplo).
  • ¿Cómo era Laguneta?... (entrevistas a nuestros abuelos y abuelas).
  • ¡Así somos!... (micros sobre patrimonio local, el trabajo agrícola, florícola, y avícola de la zona, su clima, sus montañas, el turismo ecológico, entre otros).
  • ¿Cómo nos ven?... (Entrevistas a visitantes y amigos).
  • ¡Los niños de Laguneta!.... (programa en vivo desde cada escuela, una vez por semana).
  • ¡La historia de tu disco!... (Discos traídos y comentados por la gente de la comunidad).
  • ¡Gritos de la madrugada!... (micros sobre leyendas, aparecidos y fantasmas).
  • ¡Cátedra Salvemos La Montaña!... (entrevista semanal sobre un tema relativo al patrimonio, al ambiente, a la producción de la zona, al turismo, a la Parroquia, al Municipio, al Estado, al País).

"Radio Salvemos La Montaña" nace para cubrir un espacio, para servir a los sin voces, para ampliar los horizontes y contribuir con la esperanza liberadora, mediante la reafirmación del sentido de pertenencia, la consolidación del sentido de identidad y el desarrollo de las posibilidades.

Por eso somos cien voces en una emisora comunitaria.

Por eso nos llamamos "Radio Salvemos La Montaña".

Aníbal Carrasco

Colectivo "Salvemos La Montaña...

Laguneta como Proyecto de Vida"