miércoles, 3 de diciembre de 2008

Mi despedida

10 Jul 2008 03:48:24 +0000
Compañeros de aporrrea, les escribo estas breves lìneas con el fin de informarles mi decisión de retirar por completo mi contribución periódica dentro de la columna de debate que se recicla diariamente dentro de la página que ustedes dirigen. Tal decisión la hago por el grado de indignación que me ha creado el rechazo por parte de ustedes a otorgarle a la red cardumen su derecho absolutamente legítimo de responderle en sus palabras y a responsabilidad de los compañeros a las acciones y comunicados hechos por el anmcla a través de aporrea, dirigidos explícitamente en contra de quienes fueran hasta hace unos meses sus hermanos de lucha y organización. Por buena o mala suerte no sé me tocó estar presente en Margarita precisamente en aquellos días donde en medio de una lucha tenaz desarrollada por los compañeros de la red cardumen, asociaciones de pescadores y diversas organizaciones populares, en contra del desarrollismo salvaje protagonizada por los grandes capitales que se han venido apropiando de la isla, compañeros del anmcla estuvieron allí presentes para finiquitar los detalles de lo que se mostraría días mas tarde como una conspiración miserable en contra de una de las organizaciones luchaevolucionaria y de resistencia de nuestro pueblo. La degradación moral y política de quienes vienen dirigiendo esta organización desde caracas se hizo mas que evidente en este acto creo que sin precedentes en las luchas populares, por lo menos desde hace mucho tiempo. La utilización del dinero y de las alícuotas burocráticas con que cuentan estos viejos camaradas míos, ahora son utilizadas en función de un hegemonismo político degradante y completamente traidor a la lucha popular. Se trata de la compra de voluntades, la publicación de horrorosos periódicos, típicos del estilo corporativo y de ONG' de derecha, de comunicados de supuestas fundaciones y huídas de radios hacia las esferas de su influencia, todo ello en función de acometer esta miserable acción vengativa, constituye desde mi punto de vista una acción que no tiene otro nombre que el de la traición misma. Todo esto ustedes lo saben porque han leído las respuestas de la red cardumen que ustedes solo aceptaron publicar por unos minutos. Entiendo que bastaron solo unos munitos para que ustedes cedan ante la presión de quienes les dolía este tipo de respuesta. Silenciar a un colectivo de lucha fue entonces la decisión que ustedes tomaron. ¿Se dan cuenta lo que hicieron?, ¿se dan cuenta lo que esto supone desde el punto de vista ético y político?. La verdad es que todo esto me confirma la profunda crisis por la cual viene pasando el movimiento popular y revolucionario fruto de diez años de silencio, del juego oportunista, del crecimiento solo virtual que nos ofrece la apropiación de fondos públicos que luego solo son utilizados en función del hegemonismo, la atosuficiencia polìtica, la converción de líneas estratégicas de construcción revolucionaria en esferas de influencia corporativa. Es el caso precisamente de lo que ha ocurrido a mi dolor con el anmcla por la larga historia que me vincula personalmente a la creación de los primeros intentos por articular un campo popular de lucha comunicacional. Me duele también por aporrea porque aunque nunca he tenido nada que ver con el colectivo directivo de esta página, creo que una que otra cosa tuve que ver con la razón de su nombre nacido en las inolvidables luchas de abril del 2002. Espero camaradas que entiendan que no es poca cosa su decisión de silenciar a la red cardumen, esto toca el fondo mismo de la condición revolucionaria del tiempo que vivimos, de la posibilidad de que esta condición sobreviva o que nosotros mismos ayudemos a destruirla. Disculpenme que se los diga pero con esta decisión que han tomado, dándole más importancia a la organización adinerada y de incluencia burocrática y corporativa que a la organización de lucha,hoy sin recursos, no es mas que una confirmación de que nuestros temores, nuestras indecisiones, nuestros oportunismos, a la final pueden convertirse en la tumba de los sueños por los cuales tanto hemos luchado. Y decisiones como esta es parte de este camino mortuorio. Ustedes también lo saben camaradas, la situción que estamos viviendo es crealmente crítica y espera de nosotros algo muy distinto a la cobardía. Seremos libres si somos capaces de arrinconar la miseria humana y elevar lo justo y lo valiente al punto mas alto de nuestra potencia espiritual. Exactamente lo contrario que ustedes han hecho en este caso. De todas formas hermanos, muchas gracias por haberme dado un espacio para decir lo mío por no menos de cuatro años y espero que aquel hombre rebelde que debe aún subsistir en ustedes loshaga reflexionar y a recuperar el ímpetu subversivo que funda nuestra condición de militantes revolucionarios y que tan bien expresa el grito zamoranode ¡tierra y hombres libres!.
 
Saludos militantes
Roland Denis