miércoles, 3 de diciembre de 2008

Revire endógeno en Laguneta de la Montaña

Sent: Thursday, August 11, 2005 11:32 AM
Una experiencia sociocomunitaria que el gobierno regional debe conocer
Rukleman Soto
El sosiego característico de Laguneta de la Montaña fue roto la mañana del
jueves 11 de agosto, cuando funcionarios de la Corporación de Desarrollo
Agrícola del Estado Miranda (CORDAMI), camión incluido, irrumpieron en los
espacios del Centro Comunitario de esa localidad ubicada en lo alto del
Municipio Guaicaipuro.
"La abogada de CORDAMI, la administradora, el Coordinador para los altos
mirandinos y un médico veterinario venían con la orden de desalojarnos,
amparados en un comodato de Enrique Mendoza", dijo Aníbal Carrasco, miembro
de la Asociación de Vecinos y de la Cooperativa Salvemos la Montaña,
organizaciones que hace más de cuatro años emprendieron la lucha por el
rescate de esas instalaciones para los vecinos.
Antes de su recuperación, la edificación se encontraba en franco estado de
deterioro y se hacía uso privado de la misma por parte de un establecimiento
comercial. La gente se organizó, concurrió ante las autoridades de entonces
y finalmente optaron por tomar el centro ante la actitud evasiva del
gobierno regional de Enrique Mendoza. Desde ese momento vienen avanzado en
la propuesta "Salvemos la Montaña, Laguneta Como Proyecto de Vida" orientada
a la protección y desarrollo sustentable de esa sensible zona que bordea el
Parque Nacional Macarao. Esta área forma parte de la zona protectora del
dique de Agua Fría, que constituye una importante reserva hídrica para
Caracas.
Hasta ahora, han obtenido el reconocimiento del Estado para esta conquista
de la comunidad, decirlo es fácil: reconstruyeron los espacios luchando por
recursos administrados por la Gobernación; la Comisión Nacional de
Telecomunicaciones les otorgó la habilitación de su radio comunitaria en
esas instalaciones; consiguieron de la Red de Bibliotecas del Estado
Miranda, una biblioteca debidamente dotada para los vecinos; activaron las
misiones; montaron un centro de medicamentos herbarios; con la alcaldía del
Municipio Guaicaipuro obtuvieron un centro de computación y adelantan un
proyecto productivo para la cría, y beneficio de pollo con alimento
producido por la misma comunidad. Reconstruyeron la cancha y fabricaron su
preescolar, colocaron sendos telescopios para estar más cerca de las
estrellas, contando su experiencia ganaron el Concurso de Ensayo de
Innovación Ciudadana convocado por la Asamblea Nacional el año 2002...
Y ahora que el sitio luce bien bonito, a alguien, desde algún rincón del
Gobierno Revolucionario de Miranda, se le ocurre la locuaz idea de suprimir
una experiencia de recuperación y gestión comunitaria de un espacio público
como expresión de participación y corresponsabilidad ciudadana.
La respuesta no se hizo esperar, de dónde salio la orden no se sabe, pero
cerca del mediodía la UBE de Laguneta, la cooperativa y gente de la
comunidad se encontraba defendiendo el espacio conquistado. Medios
comunitarios y alternativos se comunicaron de inmediato, entre ellos Catia
TVe y el periódico La Mancha. La emisora La Voz de Guaicaipuro de Los Teques
y la Red Comunitaria de los Altos Mirandinos hicieron contacto de inmediato.
También  se comunicaron El Alcalde del Municipio Guaicaipuro, Raúl Salmerón,
y el Concejal Alexander Campos. El dirigente sindical José Ramírez se hizo
presente, y más personas fueron acercándose a expresar su solidaridad al
final de la tarde.
El asunto parece haber tomado un camino acertado, el Diputado al Concejo
Legislativo, Franklin Ramírez, jugó un papel significativo al intervenir a
instancia  de Aníbal Fuentes, Presidente de CORDAMI, para la búsqueda de una
salida  apropiada entre quienes, desde la Comunidad y desde el Estado
persiguen la misma finalidad: poder para los pobres, cogestión,
fortalecimiento de la economía popular, desarrollo endógeno, defensa de la
propia cultura y el hábitat, es decir, construcción del socialismo del siglo
XXI contra toda forma de abominación, incluso la que oscura y
subrepticiamente conspira desde adentro, sin dar la cara.

No hay comentarios: