viernes, 19 de junio de 2009

Más hambre que nunca en el mundo

Redacción BBC Mundo
Los hambrientos en 2009 representarán cerca de una sexta parte de la humanidad.

Este año el mundo alcanzará una cifra récord de 1.020 millones de personas que pasan hambre a diario, según los datos publicados este viernes por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

A menos que se adopten de inmediato "medidas correctivas sustanciales y sostenidas" esa cifra -que representa aproximadamente una sexta parte de la humanidad- seguirá escalando, advierte la FAO. Jacques Diouf, secretario general de la organización, dijo que "esta crisis silenciosa del hambre supone un serio riesgo para la paz y la seguridad mundiales". Según la FAO, en Latinoamérica y el Caribe 53 millones de personas pasan hambre crónica.

El funcionario remarcó que "la situación actual de inseguridad alimentaria mundial no nos puede dejar indiferentes". Diouf llamó a incrementar "la inversión en agricultura, ya que en la mayoría de los países pobres un sector agrícola saludable es clave para vencer al hambre y la pobreza y supone un requisito previo para el crecimiento económico".

Hambre y crisis

El informe dice que "la actual ralentización de la economía mundial, que sigue a la crisis de los alimentos y los combustibles y coincide en parte con ella, está en el centro del fuerte aumento del hambre en el mundo". Según el documento: "A consecuencia de la crisis se han reducido los ingresos y las posibilidades de empleo de los pobres y ha disminuido considerablemente su acceso a los alimentos". La FAO explica que si bien los precios de los alimentos a escala mundial se han reducido en comparación con los niveles máximos alcanzados a mediados de 2008, siguen siendo elevados de acuerdo con los precios históricos.

Esta crisis silenciosa del hambre supone un serio riesgo para la paz y la seguridad mundiales

Jacques Diouf, secretario general de la FAO.

El corresponsal de la BBC en Roma, sede de la FAO, Duncan Kennedy, dice que el informe -basado en análisis del Departamento de Agricultura de EE.UU.- llama la atención sobre cómo la actual crisis económica, y el consiguiente aumento del hambre, se ha hecho sentir de manera especial en las ciudades debido a que sufren la mayor cantidad de pérdidas de puestos de trabajo.
Sin embargo, el medio rural no escapa a esta situación como resultado del regreso de trabajadores que quedaron sin empleo en las ciudades, añade el corresponsal. Datos de la FAO indican que el número de hambrientos crónicos se incrementó entre 1995 y 1997 y entre 2004 y 2006 en todas las regiones del mundo, excepto en Latinoamérica y el Caribe. Pero incluso en esta última región, los progresos en la reducción del hambre se han visto anulados como consecuencia del alza de los precios alimentarios y la actual crisis económica. Se estima que de la cifra total de personas que pasa hambre en el mundo, 53 millones viven en Latinoamérica y el Caribe.

Pequeños agricultores

En palabras de Kanayo Nwanze, presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), "muchos de los que sufren pobreza y hambre en el mundo son pequeños campesinos en los países en desarrollo".

En la mayoría de los países en desarrollo no existe apena duda de que invertir en los pequeños agricultores supone crear la red de seguridad más sostenible, en especial en tiempos de crisis

Kanayo Nwanze, FIDA

Nwanze enfatizó que en la mayoría de estas naciones "no existe ninguna duda de que invertir en los pequeños agricultores supone crear la red de seguridad más sostenible, en especial en tiempos de crisis económica mundial". Por otra parte, Josette Sheeran, directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PMA) destacó que "el rápido avance del hambre continúa provocando una enorme crisis humanitaria". Sheeran subrayó que "el mundo necesita trabajar unido para garantizar que se atiendan las necesidades de emergencia y se busquen soluciones a largo plazo". Ese es uno de los mensajes principales del informe emitido este viernes por la FAO, como destaca el corresponsal de la BBC en Roma. "El repunte de la inseguridad alimentaria que se ha producido en 2009 pone de relieve la urgencia de encarar las causas profundas del hambre con rapidez y eficacia", destaca el documento.