jueves, 3 de abril de 2014

UN NUEVO TIEMPO SE DERRUMBA: AHORA DELSA SOLÓRZANO PONE AL SOL LOS "TRAPITOS SUCIOS" DEL PARTIDO

Solórzano: “un Nuevo Tiempo no apartó a nadie, pero sí observó cómo algunos dirigentes estaban en contra de la voluntad de renovación interna de la dirección para quedar atornillados en sus cargos”.
El paulatino desmoronamiento de la oposición venezolana, va en picada. Parece que las fracturas internas nunca se detendrán, ahora Delsa Solorzano primera Vicepresidenta del partido Un Nuevo Tiempo (UNT) calificó de “infamias” los señalamientos de los ex militantes que le dejaron el pelero y ahora hablan del mal funcionamiento del partido.
En ese sentido Solorzano consideró como vergonzoso que estos desertores “se preocupen más por desprestigiar al partido, a través una campaña de medios, que por trabajar para resolver los problemas que enfrenta a diario el pueblo venezolano".

Luego de la ola de críticas hechas por los mismos ex militantes al partido, Solórzano expresó que debe aclarar algunos comentarios que “desgraciadamente no se ajustan a la realidad”.

En primer lugar aseguró que los recientes cambios en la directiva de Un Nuevo Tiempo surgieron de manera voluntaria, a través de la renuncia de sus miembros “y no impuesta como se quiere hacer creer”.

Por otra parte expresó que “un Nuevo Tiempo no apartó a nadie, pero sí observó cómo algunos dirigentes estaban en contra de la voluntad de renovación interna de la dirección para quedar atornillados en sus cargos, porque saben que mediante un proceso eleccionario nunca hubiesen sido electos”, añadió.

Entre otras ventilaciones Solórzano precisó que “esos ex militantes tenían más de un año que habían abandonado completamente sus cargos, situación que era del conocimiento tanto de la militancia como de la dirigencia de UNT, evidenciándose así la falta de compromiso de alguno de sus dirigentes con la organización”.

Finalmente Solórzano apuntó que son “absurdas” las acusaciones en torno a que sólo el fundador de Un Nuevo Tiempo, Manuel Rosales, impone las líneas del partido, “sobre todo, porque ellos como ex integrantes de la directiva saben que desde que se creó UNT, las decisiones son tomadas por consenso y funcionan apegadas a los estatutos vigentes de nuestra organización. Las decisiones aquí se toman en colectivo, con la participación y el respeto de todos”.

Las diatribas internas de Un Nuevo Tiempo son el reflejo de una ausencia de liderazgo en toda la oposición venezolana que todavía no define un lineamiento claro, entre el diálogo y la estrategia golpista inmediata.

(LaIguana.TV)