viernes, 7 de octubre de 2016

El modelo y el desarrollo

#LaVozDeGuaicaipuro
Henys.

Lo mas frecuente es que al referirse al modelo económico de un país, este sea permanentemente acompañado de la frase "modelo de desarrollo" así las cosas se habla entonces de la economía en términos de "desarrollo económico", estas premisas son acompañadas a su vez de "indicadores de desarrollo económico" como panacea del éxito. 

Solo mas recientemente se viene dando énfasis al "desarrollo humano", recuerdo el ejemplo de "si este año producimos cuatro panes y el año siguiente cinco, entonces nuestra economía ha crecido en un 25%, eso indistintamente de quien se apropia de estos panes", y es que bien puede terminar esa población con menos pan, indistintamente de que "produzca" mas, por que producción no es sinónimo de apropiación, como tampoco es de distribución, la economía norteamericana por ejemplo es muy "exitosa" y una de las ramas de la industria que ha crecido de manera sostenida y acelerada no es precisamente la del pan, sino la armamentista, el "éxito" de esa industria ha consistido en encontrar usuarios, compradores para sus productos, y que estos sean de los "productos" mas usados, es mucho mas fácil encontrar una bala para fusil fabricada en Estados Unidos en cualquier país del mundo, que cualquier otro de sus productos, que una vacuna del mismo origen para el cáncer de pulmón (claro esta última fue desarrollada en Cuba), de hecho es mas probable que un ciudadano norteamericano muera a manos de la policía de su propio país que a manos de un terrorista... todo sea por el desarrollo y el éxito de la industria pues.

Es evidente la contradicción entre el discurso de quienes se plantean un modelo económico al servicio del "mercado", o un modelo económico al servicio de las personas, pero lo es aun mas entre las personas mismas, sobre todo entre las que toma cuerpo la sensación de que es la adquisición de bienes lo que les hace "feliz", "exitosas", aunque para lograr medianamente ésta felicidad y éste éxito, entreguen el tiempo que arrebatan a compartir en paz con familiares y amigos.

Sin entrar a un dilatado análisis de la contradicción capital trabajo, podemos afirmar que esta se manifiesta además en la contradicción "mercancía humanidad", las "leyes del mercado" que no son otra cosas que leyes humanas, han de ser sometidas a los designios de la humanidad y no viceversa. Es la comuna, la vida comunitaria, las comunidades organizadas conforme a sus intereses y necesidades concretas, estableciendo relaciones que fueron destrozadas o impedidas por el avance violento de los imperios como potencias coloniales y luego como potencias industriales, el mecanismo idóneo para confrontar el "desarrollismo" globalizado, de allí lo ilustrativo y manualesco con que fue recibido el Manifiesto del Partido Comunista en estas latitudes ecuatoriales americanas en su momento.

No obstante no son pocos los casos en los que en nuestras propias filas surgen las mas inverosímiles excusas y prácticas, se desplaza y suplanta hasta la extinción la construcción colectiva, con lo que le hacemos muy buen servicio al "mercado", se rehuye el debate, y los instrumentos que se implantaron firmemente en el colectivo para proteger del enemigo real y concreto las experiencias comunitarias, se usan finalmente para proteger al aparato, la organización y a quienes se abrogan encarnarla ¿cuan responsable es el "pequeño burgués" que habita entre nosotros del fracaso y la venida a menos de experiencias nacidas como "comunitarias"?.   

Sería un despropósito no ver estos errores en la experiencia de la Comuna de París (1871), o en cualquier otra por luminosa que pueda parecer, ¿Cuanto y de que padecen hoy en los Caracoles o Juntas del Buen Gobierno?, ¿Como madura el hombre nuevo en el Caracol "Resistencia y rebeldía por la humanidad"? llegan ecos desde tierras zapatistas, a veces tardíos, pero por nuestra parte es hoy, aquí, y ahora que construimos un "modo de desarrollo" propio, y para que sea propio, para que sea comunitario, ha de ser construcción colectiva, a riesgo de que al ser a imagen y semejanza de quienes lo construyen, tenga sus tramos chuecos y su "humanidad" lo haga imperfecto.

No hay comentarios: